Etiquetas

, , , , ,

Todos los días son los días internacionales de algo. Bien, pues hoy 30 de agosto, resulta que es el Día Internacional del Detenido Desaparecido, una fecha que se propuso a iniciativa de FEDEFAM -Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos-.

Nosotros, paseando tranquilamente por la calle 63 con Carrera 13, en la plaza que allí hay, encontramos decenas de fotografías puestas en el suelo (piso para los latinoamericanos) de personas desaparecidas desde los años 80. Personas víctimas de desapariciones forzosas que nunca más fueron halladas. Y claro, no es una fecha que sólo sobrecoja a Colombia, sino a casi el 100% de este subcontinente. Porque se recuerda a aquellos que fueron privados de libertad, fuera cual fuera su signo político, que nunca tuvieron un juicio justo. Se recuerda a los que fueron sacados de sus casas sin un mísero motivo para ser detenidos. Y lo peor es que nunca volvieron.

Las cifras oficiales hablan de 7.000 desaparecidos en Colombia, pero las ONGs y organizaciones de familiares apuntan que son más de 50.000 desapariciones en las últimas tres décadas. Y supongo que después de poner esto poco hay más que decir. Ahora que parece abrirse un marco de diálogo entre el gobierno y las guerrillas, se debe tener en cuenta que hay muchas personas esperando el esclarecimiento de la verdad sobre los desaparecidos. Porque saber la verdad debería ser un derecho, no una simple conjetura.

En el Parque de Lourdes, cada cual expresaba su dolor de la mejor forma que sabía.

La desaparición forzada de personas está catalogada como crimen de lesa humanidad por la OEA y la ONU.

Texto: Ángela Verge
Fotos y vídeo: J. Pablo Alemán

 

Anuncios